enero 16, 2009

EN FORMA DE VERSO

artenativas
artenativas No hay manera de huir
(a JP) Ya no quedan alcantarillas en la ciudad, Brother. Es decir, no existe más una manera Digna de huir. Esconderse. Renunciar a la obviedad y las falacias de la buena conducta y la luz del día. Hoy cada plegaria de soledad y salvación cada esfuerzo nuestro por marchar o pernoctar la vida en silencio detrás de un viejo poema-graffiti de cantina (¿recordás?) está condenado de antemano al fracaso y el olvido.
(¿Nuestras ideas?, ¡haceme el favor, Brother! nuestras ideas son hermosas, brillantes, qué se yo. No obstante, carecen de utilidad, es decir no valen nada) .
No importa hacia donde dirijamos nuestra mirada sólo vemos y veremos las ruinas de nuestra vida imaginada el cadáver inútil de nuestra conciencia los restos hediondos de nuestra alegría imposible y el tiempo que perdimos y perdemos buscándola (Creeme, jamás encontraremos otra ciudad, otro océano, otro naufragio otra tonelada gratuita de la dulce mierda de la vida) La ciudad es y será siempre la misma puta ciudad, la misma…
(¿cómo decirlo sin provocar a la burocracia del Reino?) ...agenda de sombras inciertas El mismo calendario autoritario. Simple y llanamente, Brother, no es posible otra ciudad. Como no lo son otros amores ni otros versos sólo aquellos confesados en silencio tras nacer al oído de nuestra muerte anticipada. (SVP)

2 comentarios:

Ileana dijo...

Talvés si es posible otra ciudad...

chulo chucho colocho dijo...

un abrazo brother & crítico de las almas